¿Qué es el botulismo?


El botulismo es una enfermedad caracterizada por parálisis de grupos musculares, producida por una toxina elaborada por el Clostridium botulinum, que una bacteria móvil de extremos redondeados (bacilo), ligeramente curvada, dotada de una cápsula (encapsulada) que vive en ambientes desprovistos de oxígeno (anaerobia), y que forma esporas de forma oval, cerca de sus extremos, muy resistentes, durante su vida vegetativa (bacteria esporiforme).

Estas esporas son muy resistentes al calor, hasta el punto que sobreviven a las elevadas temperaturas que destruyen a las bacterias que no forman esporas.

Tipos de Botulismo


Existen 3 formas de botulismo de causas naturales:

Botulismo alimentario

Causado por la ingestión de alimentos en los que ya se ha preformado la toxina botulínica. Los vegetales han sido el vehículo alimentario más importante para toxina botulínica en los EEUU. La leche, los productos lácteos y la carne de cerdo y de pollo han causado un escaso número de casos de intoxicación botulínica.

Botulismo infantil

Causado por la ingestión de Clostridium botulinum que produce la toxina en el intestino.

Botulismo traumático

Causado por la infección de una herida por el Clostridium botulinum que secreta la toxina en el interior de dicha herida.

Transmisión

El botulismo no es transmisible de persona a persona. Incubación: Los síntomas comienzan transcurridas entre 6 horas y 2 semanas tras la exposición (más a menudo entre 12 y 36 horas).

Síntomas y signos


  1. Afectación simétrica de nervios craneales
  2. Boca seca.
  3. Visión doble
  4. Visión borrosa
  5. Pupilas dilatadas o que no reaccionan a la luz o la oscuridad
  6. Párpados caídos
  7. Debilidad simétrica descendente de los músculos respiratorios
  8. Parálisis descendente de los músculos de la cara
  9. Estado mental intacto
  10. No hay alteración de la sensibilidad
  11. No hay fiebre

Diagnóstico


  1. Historia y exploración física
  2. Confirmación por el laboratorio
  3. Demostración de la toxina en el suero, las heces o alimentos.
  4. Cultivo del Clostridium botulinum en heces, heridas o alimentos

Tratamiento


El diagnóstico precoz es esencial, la antitoxina botulínica reduce efectivamente la gravedad de los síntomas si se administra precozmente. El tratamiento en cuidados intensivos es necesario, con inclusión de la ventilación mecánica.

Una inmunidad pasiva puede obtenerse mediante la administración de antitoxina botulínica equina o por globulina hiperinmune humana, mientras que una inmunidad endógena puede ser inducida mediante inmunización con toxoide botulinico.

Medidas de control


  1. Los pacientes con botulismo no necesitan ser aislados.
  2. Calentar los alimentos a una temperatura interna de 85º al menos durante 5 minutos, destruye la toxina botulínica de los alimentos.
  3. La piel intacta es impermeable a la toxina botulínica.
  4. Los objetos o superficies contaminadas deben ser lavados con una solución al 0,15% de hipoclorito.