Tratamiento de la otitis media en los niños


En un artículo publicado en el Journal of American Medical Association del 13 de Septiembre de 2006, miembros de los departamentos de Pediatría y Medicina de las universidades de Yale, New Haven, Conn. y Vanderbilt, Nashville, Tenn, se proponen determinar si el tratamiento de la otitis media aguda utilizando la táctica de "esperar y ver" reduce significativamente el uso de antibióticos cuando se compara con su "prescripción estándar", y evaluar los efectos de ambas tácticas en los síntomas clínicos y en los resultados adversos relacionados con los antibióticos.

Los participantes en el estudio, aleatorizado y controlado, fueron una muestra consecutiva de niños (entre 6 meses y 12 años) reclutados desde el 12 de Julio del 2004 al 11 de Julio del 2005, diagnosticados de otitis media aguda (OMA) en el departamento de urgencias pediátricas del Yale-New Haven Hospital.

A los padres de todos los participantes se les entregó una prescripción por escrito de antibióticos. Esta prescripción expiraba 3 días después de la visita del niño en el departamento de urgencias pediátricas para que sirve la clorfenamina compuesta. Los niños fueron asignados aleatoriamente para recibir dos tipos de tratamiento:

"Esperar y ver" antes de cumplir la prescripción de antibióticos, lo que significaba que los padres no administrarían los antibióticos prescritos salvo que el niño no mejorase o empeorase en los 48 horas siguientes a la visita.

Prescripción estándar de antibióticos


La prescripción estándar de antibióticos, lo que significaba que los padres administrarían los antibióticos prescritos inmediatamente después de la visita al departamento de urgencias pediátricas.
Todos los participantes recibieron frascos de ibuprofeno en suspensión (100 mg/5 mililitros) y gotas de un analgésico otológico para ser aplicado en casa.

Un asistente destinado a la investigación, que no conocía el grupo de tratamiento al que había sido asignado el niño, realizaba entrevistas telefónicas con los padres entre los días 4 a 6, 11 a 14 y 30 a 40, tras su reclutamiento, para determinar los resultados.

Las principales medidas de los resultados del estudio fueron la administración de antibióticos y los síntomas clínicos. Los resultados fueron los siguientes:


  1. De los 283 pacientes incluidos en el estudio, 138 fueron asignados aleatoriamente al grupo de "esperar y ver" y 145 al grupo de la prescripción estándar.
  2. De manera sustancial, la mayoría de los padres en el grupo de "esperar y ver" no llegaron a administrar antibióticos al niño (62% frente a 13%).
  3. No se halló diferencia estadística significativa entre los dos grupos en cuanto a la frecuencia de fiebre, dolor de oídos (otalgia) o visitas no programadas.
  4. Dentro del grupo de "esperar y ver" tanto la fiebre como la otalgia se asociaron con el cumplimiento de la prescripción de antibióticos.


La conclusión de los autores es que la táctica de "esperar y ver" en el tratamiento de la otitis media aguda de los niños que acuden a los servicios de urgencias pediátricas, reduce el uso innecesario de antibióticos, y puede ser una alternativa al uso rutinario de antibióticos en el tratamiento de dichos niños.