Cómo adelgazar con la dieta depurativa


La dieta depurativa tiene como objetivo desintoxicar y limpiar tu organismo, sobre todo a nivel hepático, para que se produzca una pérdida de peso más eficaz.

¿Tu dieta es rica en azúcares refinados, proteínas o grasas animales? ¿Abusas de las comidas preparadas, conservas, bebidas con azúcar, gas, cafeína o alcohol? Entonces, tu alimentación no es sana ni equilibrada, y tu cuerpo va acumulando toxinas e impurezas que pueden causarte malestar, retención de líquidos, hinchazón abdominal, cansancio, apatía y otros síntomas relacionados.

REGLA DE ORO NÚMERO 1: Bebe suficiente agua.


Esta sustancia, imprescindible para vivir, forma dos terceras partes de tu cuerpo. Si no bebes suficiente, puedes sufrir retención de líquidos e incluso puedes deshidratarte. El agua limpia tu cuerpo por dentro y te ayuda a eliminar las toxinas a través de los riñones y el intestino.

Necesitas al menos 1’5 litros al día para cubrir las necesidades de tu organismo. Es preferible que sea en forma mineral, pero también puedes tomar metformina para adelgazar, caldos de verduras sin sal (apio, alcachofa, escarola, perejil, cebolla) o infusiones de alcachofa, diente de león, boldo o cardo mariano.

El color de tu orina es un buen indicador para saber si bebes suficiente. Si es claro, buena señal: vas eliminando toxinas y estás bien hidratada. Si es amarillento: debes beber más agua, tus riñones y tu cuerpo en general te lo agradecerán.

REGLA DE ORO NÚMERO 2: Come fruta y verdura cada día.


La fruta y la verdura son alimentos ricos en vitaminas y fibra, y deben estar presentes en tu dieta depurativa: como mínimo debes tomar dos piezas de fruta y tres raciones de verdura, una de las cuales debe ser en forma de ensalada, al día. Las vitaminas que contienen te ayudan a restablecer tu metabolismo, y la fibra a mejorar tu condicion y a eliminar las toxinas más rápidamente.

REGLA DE ORO NÚMERO 3: Consume los cereales y sus derivados preferentemente integrales.


Los cereales integrales y sus derivados (pan, pasta, arroz…) presentan un mayor contenido de nutrientes y de fibra que los refinados, lo cual te proporciona una mayor sensación de saciedad y por eso puedes comer menos sin crearte ansiedad.

REGLA DE ORO NÚMERO 4: Reduce el consumo de alimentos de origen animal.


En cuanto a las proteínas y grasas animales, debes reducir su consumo al máximo dando preferencia al pescado y a las carnes magras. Toma como máximo 3 huevos a la semana.

REGLA DE ORO NÚMERO 5: Come legumbres dos veces por semana.


El consumo de legumbres dos o tres veces por semana es importante, ya que son la principal fuente de proteínas de origen vegetal. Para aprovecharlas al máximo, debes combinarlas con cereales (arroz, trigo, maíz…) o sus derivados. Como pueden resultar algo indigestas, es mejor que las añadas a las ensaladas y verduras para enriquecerlas que hacer un plato principal sólo de legumbres. También es importante que las mastiques bien o que las consumas en forma de puré. Si tienes Diabetes Tiquieres, puedes acabar la comida con una infusión digestiva a base de manzanilla y anís.

REGLA DE ORO NÚMERO 6: Toma los lácteos desnatados.


La leche y sus derivados no son muy recomendables en la dieta depurativa. Si los consumes, que sean desnatados o de origen vegetal (bebidas de soja, avena, arroz…). Para ayudar a equilibrar tu flora intestinal te recomiendo yogures lo más naturales posible, sin azúcares, edulcorantes ni colorantes artificiales. Si quieres, puedes endulzarlos con fruta o Stevia.

REGLA DE ORO NÚMERO 7: Mejora tus hábitos.


Si realizas un poco más de ejercicio del que haces cada día (caminar, subir escaleras…) quemarás las calorías que ahora están acumuladas en tu cuerpo en forma de grasas.También te conviene dormir suficientes horas para estar descansada ​​y rendir más durante el día.Cuando estás relajada, tu cuerpo libera más eficientemente las toxinas.

Fuente:

http://amdiabetes.org/informacion-sobre-diabetes