Analisis de sangre para predecir infarto e ictus


En un artículo publicado en el Journal of American Medical Association del 10 de Enero de 2007, investigadores de la Universidad de California, San Francisco, se proponen determinar si los niveles en el plasma del fragmento terminal (NT) de la prohormona péptido natriurético de tipo cerebral (proBNP) son un factor de predicción de accidentes cardiovasculares adversos o de muerte, independientemente de otros factores de predicción ya utilizados.

El estudio, de carácter prospectivo se ha realizado, entre 2000 y 2002, en 987 individuos que viven en California, con una enfermedad coronaria estable, que fueron seguidos durante una media de 3.7 años.La principal medida utilizada en el estudio fue la asociación de los niveles en plasma de NT-proBNP con la muerte de los individuos participantes o la aparición de accidentes cardiovasculares tales como infarto de miocardio, ictus o insuficiencia cardiaca.

Los tradicionales factores predictivos de riesgo, como son las medidas ecocardiográficas, la isquemia provocada por el estrés, y otros biomarcadores, fueron ajustados estadísticamente para determinar si los niveles de NT-proBNP en el plasma se comportaban de modo independiente con los otros factores pronósticos. Los resultados fueron los siguientes: Un total de 256 participantes (26,2%) sufrió un accidente cardiovascular o murió.

El nivel medio de la proteína NT-proBNP entre los 987 participantes fue de 174,8 picogramos/mililitro (variaciones entre 73,95 y 459 pg/ml). En los participantes con los niveles más elevados de NT-proBNP era mayor la probabilidad de tener factores clínicos de riesgo para accidentes cardiovasculares adversos, entre los que se incluyeron una historia de hipertensión, infarto de miocardio y presión arterial sistólica más elevada. En los participantes con los valores más elevados de NT-proBNP, la probabilidad de que fueran tratados con inhibidores de la renina-angiotensina, beta-bloqueantes y estatinas, era más elevada.

Durante un periodo de seguimiento de 3,7 años, 256 participantes (26,2%) desarrollaron un accidente cardiovascular o fallecieron. El porcentaje de incremento del riesgo de sufrir estos accidentes adversos o la muerte se asociaba con un incremento de los valores en plasma de la proteína NT-proBNP.

La conclusión de los autores es que el nivel en el plasma de la proteína NT-proBNP es un factor que predice los accidentes cardiovasculares adversos que puedan ocurrir en individuos con una enfermedad coronaria estable, independientemente de otros factores predictivos, tales como la ecocardiografía y las pruebas de isquemia provocadas por el estrés.

Es posible, pues, que un simple análisis de sangre para determinar los niveles de la proteína NT-proBNP pueda servir de guía para evaluar los riesgos en pacientes con enfermedad coronaria estable y poner en marcha medidas preventivas en pacientes clasificados, gracias a esta prueba, como de riesgo elevado.