Consecuencias de sobredosis de creatina


La creatina, una sustancia de consumo habitual entre los atletas para aumentar su masa muscular, supone un “riesgo cancerígeno potencial” cuando es en dosis altas, según ha advertido la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de los Alimentos.

En un informe que ha hecho público esta sociedad, “el consumo suplementario de creatina, además del que se ingiere de forma natural con los alimentos constituye un riesgo insuficientemente evaluado para la salud del consumidor con un riesgo cancerígeno potencial.

La creatina contenida en algunos alimentos es absorbida sin dificultad por el organismo, pero su aporte suplementario puede provocar problemas digestivos, musculares y cardiovasculares.

De hecho, consideran que la creatina, que facilita la retención de agua por el organismo, puede aumentar un 10% la masa muscular pero que su uso no tiene ningún efecto en el rendimiento de “los deportistas de alto nivel cuya alimentación ya es rica en productos cárnicos y en glúcidos”.

¿Qué es la creatina?


La creatina, una proteína producida de forma natural por el hígado, los riñones y el páncreas, no está en la lista de sustancias prohibidas y su uso como complemento alimenticio es común entre los atletas para aumentar la resistencia y la masa muscular.

Se encuentra en pequeñas cantidades en las carnes rojas y en el pescado, sin embargo, en opinión de algunos deportistas, cuando se está sujeto a fuertes desgastes, se requieren cantidades adicionales de creatina que apoyan el entrenamiento.

Beneficios de la creatina


A la creatina se le atribuyen varios beneficios:


  • Aumenta las reservas de las mismas en el cuerpo y la resistencia de los músculos a la fatiga, permitiendo un entrenamiento intensivo.
  • Puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y los triglicéridos.
  • Reduce los dolores musculares.
  • Reduce la producción de radicales libres
  • Puede mejorar el rendimiento hasta en un 5% en los deportistas.